diciembre 07, 2022, 07:55:09am
Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate

Foro - El acuarista



Autor Tema: Aulonocara sp. Rubin Red  (Leído 9879 veces)

Desconectado Ancystrus

  • Colaborador
  • Mensajes: 1062
    • Mar del Plata - Argentina
    • Ancystrus.com.ar
  • Registrado: 2007-04-23
Aulonocara sp. Rubin Red
« : enero 30, 2009, 10:22:44am »
AULONOCARA SP “Ruben Red”
[/size]


©Mauro Herrera, Abril de 2.001
Prohibida su reproducción, copia o exposición total ó parcial sin consentimiento del autor.

Nombre: Aulonocara sp. “Ruben Red”
Nombre Común: Ruben Red, German Red, Rubescens.
Familia: Cichlidae, Género: Aulonocara.
Origen: Lago Malawi (Africa).
Tamaño Máximo: 11 cm.
Acuario: Recomendado a partir de 100 litros.
Alimento: En la naturaleza come principalmente invertebrados. En acuario acepta una dieta omnívora de alimentos congelados y desecados (daphnia, artemia, mysis…). Es conveniente añadir regularmente aporte vegetal (espirulina, por ejemplo).
Composición del agua: pH: 7,5 a 9,0.
Dureza: Semidura (10 - 15 dH).
Temperatura: 25ºC - 27ºC.

La denominación común genérica de Pavos Reales y Mariposas del Malawi que se aplica al género Aulonocara no es por casualidad. Un macho adulto de la mayoría de especies de este género es uno de los peces de acuario más espectaculares que yo conozco. No hay más que ver un par de fotos para asombrarse con sus caras azul metálico, sus cuerpos generalmente azules, amarillos o anaranjados, sus filos de aleta dorsal blancos, naranjas o azul celeste y, en algunas especies, unos impresionantes ocelos en la aleta anal.

Existe un lío bastante considerable en cuanto a su clasificación taxonómica. Actualmente hay 18 especies descritas en el género Aulonocara:

Aquilonium
Auditor
baenschi
brevinidus
ethelwinnae
gertrudae Guentheri
Hueseri
Jacobfreibergi
Kandeense
Korneliae
Maylandi nyassae
rostratum
saulosi
stonemani
stuartgranti
trematocephala

La especie tipo es A. nyassae, que curiosamente aparece con cierta frecuencia en los comercios especializados a pesar de que el verdadero A.nyassae no ha sido nunca importado del lago (Spreinat, 1995). Evidentemente se han estado vendiendo bajo esa denominación ejemplares de otras especies. Por lo normal se trata de la especie A.stuartgranti. También aparecen ejemplares en los comercios especializados bajo las denominaciones de A.hansbaenschi y A.steveni. En ambos casos se trata de sinónimos anteriores de la especie A.stuartgranti, que es la más frecuente.

Al menos en Madrid (España), las especies más fáciles de encontrar en comercios especializados son A.baenschi, A.jacobfreibergi y A.stuartgranti.

Además de esas 18 especies descritas, existe un buen número de especies que esperan descripción o que están pendientes de ser incorporadas como una variedad local a alguna de las especies preexistentes. Una de ellas es la especie que se encuentra bajo el nombre de Aulonocara sp. “Ruben Red”. Resulta algo difusa la procedencia de esta especie, pero parece que proceden de la cría selectiva de Aulonocaras que se ha llevado a cabo desde hace tiempo en Alemania. De ahí proceden la denominación de German Red y el nombre Rubescens, que es una palabra procedente del idioma alemán. De todas formas, hay quien defiende que hay diferencias entre los German Red y los Ruben Red-Rubescens afirmando que se trata de especies distintas, procedentes ambas de la cría selectiva en Alemania, pero de diferente origen.

De ese modo, esta variedad de color no existiría en la naturaleza como tal, sino que se trataría, según algunos autores, de la cría selectiva de Aulonocara sp. “maleri”, también conocido como A.stuartgranti “maleri” y considerado actualmente como una variedad de color de Aulonocara stuartgranti (Konings, 1999). La verdad es que esta teoría me parece bastante creíble si comparo los ejemplares que yo tuve con las fotografías de A. stuargranti “maleri” que aparecen en los libros de Konings. La única diferencia real es que el color del A. sp. “Ruben Red” es anaranjado oscuro o rojizo y el A.stuartgranti “maleri” es de un color amarillo-anaranjado. De forma que puede ser que lo que se haya hecho en Alemania es ir seleccionando los ejemplares más oscuros para ir obteniendo un color más rojizo que resulta muy espectacular. Según otras versiones, este pez sería el resultado de hibridaciones entre distintas especies de Aulonocara.

El Aulonocara sp. “Ruben Red” tiene la forma corporal típica de los Aulonocara. Los machos adultos son algo mayores de tamaño, el cuerpo es de color anaranjado oscuro o rojizo con ciertas vetas azules. Todas las aletas, excepto las pectorales que no están coloreadas, son del mismo color del cuerpo. La cola es del mismo color, pero está recorrida por más franjas azules. El borde superior de la aleta dorsal es de color blanco-azulado. La parte superior de la cabeza es también del color del cuerpo y la inferior es del color azul metálico típico del género. Las hembras son mucho menos atractivas. Su coloración es marrón con anchas franjas verticales de color más oscuro por todo el cuerpo y aletas con la única excepción de alguna veta azulada en la aleta dorsal y en la caudal. Las hembras muy maduras también acaban teniendo algún reflejo azul metálico en la cabeza.

Los autores suelen distinguir entre dos grupos de Aulonocaras, los que habitan las zonas de rocas y los que frecuentan las zonas arenosas. Estos últimos son menos conocidos y en general de tamaño algo mayor. No se introducen en las zonas de rocas o intermedias y se conoce menos sobre ellos que acerca del otro grupo. Aulonocara rostratum, A. guentheri, A. trematocephala, A. auditor y, curiosamente, el verdadero A. nyassae forman parte de este grupo.

El otro grupo de Aulonocara habita las zonas rocosas o, más exactamente, las zonas intermedias o de transición entre rocas y arena. Este es el grupo en el que se encuentran la mayor parte de los peces de este género que se pueden comprar en los comercios. Si el tamaño del más conocido de los representantes del grupo de los que frecuentan las zonas arenosas (A. rostratum) puede llegar a alcanzar los 20 cm., la mayoría de los que viven en las zonas rocosas tienen unos tamaños máximos de entre 8 y 14 cm.

Los Aulonocara en acuario se comportan de una manera bastante atípica para ser cíclidos africanos, ya que son peces que no muestran prácticamente agresividad. Los machos son habitualmente dominados por el resto de las especies y las hembras normalmente son ignoradas y pasan bastante desapercibidas tanto por su color como por su carácter.

Aunque hay muchos autores que afirman lo contrario, a mi me parece que estos peces pueden perfectamente convivir en parejas ya que los machos no suelen generan estrés en las hembras si el acuario tiene cierto tamaño y hay suficientes escondites. En lo que sí coincido totalmente con otros autores es en que este es un pez que no puede compartir su acuario con otras especies más activas y agresivas ya que los machos pierden parte del colorido y tanto los machos como las hembras crecen menos de lo normal y dejan totalmente de reproducirse.

Desde luego, los tríos con un macho y dos hembras no generan problema alguno y, a pesar de tener que evitar a los Mbunas como compañeros de acuario, lo cual limita en cierto modo la composición de un acuario geográfico, se encuentran posibles candidatos para compartir sus tanques en las especies de los géneros Protomelas y Copadichromis. El único problema que le encuentro a ese tipo de acuarios es que, al ser solo los machos los peces realmente vistosos, es posible que un acuario con tríos de esas especies resulte algo gris ya que, si ponemos tríos, la mayoría de hembras grises y marrones supondría que el acuario no tuviera demasiado colorido.

Una alternativa a lo anterior, para los aficionados que no tengan intención de criar, es poner solo machos de algunas de esas especies y, así lograr un acuario más atractivo.

Por el contrario, las ventajas de un acuario de ese tipo es que los peces son mucho más pacíficos que el resto de los cíclidos africanos, que estos peces respetan totalmente las plantas y que su alimentación resulta mas sencilla que la de los Mbunas, ya que son omnívoros (en la naturaleza se alimentan principalmente de invertebrados) y necesitan una alimentación más variada, por lo que no requieren tanto cuidado con el aporte vegetal. Eso quiere decir que tienen en general menos problemas digestivos y son menos propensos a contraer el bloat (Hidropesía del Malawi).

También es necesario señalar, que no es conveniente mezclar especies distintas de Aulonocara en el mismo acuario, ya que estas son muy cercanas y en muchas de ellas las hembras son indistinguibles, por lo que lo más probable es que se produzca una hibridación no deseada. En la naturaleza estas especies no se mezclan porque tienen barreras geográficas que las separan como desembocaduras de ríos o grandes playas arenosas sin rocas, las cuales no se aventuran a cruzar.

Una vez superado “el riesgo” de haber empezado el artículo, como tantos otros hacen, explicando la etimología del nombre genérico de la especie, la verdad es que no queda otro remedio al escribir de este género que hacer referencia a los visibles, aunque pequeños, agujeros que tienen todos los Aulonocara en su cabeza. La función de esos agujeros es la de servir como una especie de radar que permite al pez detectar por el movimiento a los pequeños crustáceos y otros invertebrados que están escondidos entre la arena y que les sirven de alimento. Y ahora la inevitable etimología, Aulos significa flauta en griego, por lo que el nombre del género significa “cara de flauta” en clara alusión a los pequeños agujeros que se observan en la cabeza si se mira de cerca al pez.

El acuario de los Aulonocara debería tener un volumen mínimo de 100 litros. Aunque seguramente es posible cuidar un trío en acuarios de 60 a 80 litros lo mejor es hacer convivir a los Aulonocara con otros peces, porque la extrema timidez de estos podría llevar a encontrarnos con un acuario casi permanentemente “vacío” al estar los peces siempre escondidos. Una decoración rocosa es casi imprescindible para que la mayoría de las especies se sientan cómodas y cuevas o escondites entre las rocas son muy recomendables. El acuario puede tener plantas y yo creo que es conveniente ponerlas porque los peces se encuentran más cómodos al darles una mayor sensación de seguridad. También podría ponerse alguna raíz y hay quien lo hace, aunque yo las desaconsejo, porque reducen el pH del agua y eso puede afectar al bienestar de los peces.

Los parámetros de agua son los típicos de los peces de los lagos del Rift, es decir un agua semidura y alcalina. Además es necesario que los nitritos sean cero y los nitratos sean casi inexistentes, lo que supone tener cuidado con no excederse en la alimentación, una buena filtración y un programa de cambios de agua semanales de al menos un 20% del volumen total del acuario.

La distinción de machos y hembras es imposible en alevines y bastante difícil en ejemplares juveniles. Sin embargo, a partir de unos 4 o 5 cm. de tamaño, los machos empiezan a adquirir su coloración adulta, de forma que resulta algo más fácil la diferenciación. En todo caso, los machos no dominantes tampoco adquieren a veces la coloración adulta y eso puede suponer confusiones con teóricas hembras por lo que, para una mayor seguridad, lo mejor es la comparación de las papilas genitales. La forma de hacerlo es la siguiente: se sujeta el pez con la mano previamente mojada, para evitar dañar el mucus de la piel del pez, y se le da la vuelta. Entre las aletas ventrales y la anal el pez tiene dos orificios. El que está más adelante en el pez es el ano y el que está entre este y la aleta anal es la papila genital. Si el pez es un macho, el ano y la papila genital tendrán un tamaño aproximadamente igual y si es una hembra la papila genital, o sea el orificio más cercano a la aleta anal, será de un tamaño mayor que el ano. De todos modos, esto varía entre las distintas especies, así que es más fácil distinguirlos cuando se tiene cierta experiencia o cuando se dispone de un grupo grande de la misma especie y se pueden observar varios ejemplares.

En el acuario la alimentación puede hacerse perfectamente a base de daphnia, artemia y otros invertebrados congelados, comida desecada y algún aporte vegetal como espirulina, por ejemplo, o lechuga o espinacas ligeramente cocidas. Hay un detalle que he observado y que me parece interesante en cuanto a su alimentación y es que estos peces no están muy habituados a comer en la superficie del agua. Cuando lo hacen, además de recoger el alimento flotante, son incapaces de evitar “tragar” una burbuja de aire de la superficie y luego se pasan unos segundos haciendo desesperados esfuerzos por soltar esa burbuja sin perder el pedazo de comida que han conseguido. Eso hace que sean perdedores a la hora de la comida ya que pierden un tiempo precioso en el cual otros compañeros de acuario acaban con la ración. La solución a este problema es humedecer previamente el alimento de modo que evitemos que flote, y así les permitamos comer de una forma más cómoda y natural.

Los Aulonocara prácticamente no excavan y su asociación a las zonas rocosas es mucho menor que en los Mbunas, aunque conviene poner algunas que permitan que las hembras encuentren escondrijos.

Como todos los cíclidos de estos lagos, necesita una buena filtración de al menos tres veces el volumen del acuario en el que se encuentran y además una buena oxigenación del agua.

Son incubadores bucales maternos, es decir que la eclosión de los huevos y la absorción del saco vitelino se produce en el interior de la boca de la madre.

Desde algunos días antes de la puesta se observa un evidente engrosamiento de la hembra y unas 12 a 20 horas antes aparece un tubo ovopositor en la hembra que es muy evidente. En ese momento el macho incita constantemente a la hembra a la puesta por medio de una serie de movimientos bruscos y vibrantes de su cuerpo y aletas, mientras nada a su alrededor con todas las aletas desplegadas y los colores totalmente resaltados, intentando que la hembra le siga al sitio elegido para la puesta. En mi caso, las puestas que he logrado ver se han producido sobre la gravilla del acuario en alguna depresión, pero sin que se produjera ninguna preparación previa demasiado evidente.

Posteriormente adoptan la típica posición de T, en la cual la hembra acerca su boca a la papila genital del macho que expele su esperma y fertiliza los huevos. Esto se produce repetidamente hasta que se termina la puesta por completo. Una vez terminada, la hembra mantendrá los huevos, y posteriormente las larvas, en su boca durante unos 22 días aproximadamente, a partir de los cuales empezará a dejar salir a los alevines que volverán a la boca de la madre en caso de peligro. Unos días después abandonarán la boca de la madre de forma definitiva.

Si se deja que la madre suelte los alevines en el acuario comunitario hay un gran riesgo de que se salven pocos alevines o incluso de que no quede ninguno. Por ello, es recomendable separar a la madre a otro acuario para ella sola antes de que suelte a los alevines. También es posible sacar a los alevines de la boca de la madre “por la fuerza”, de la forma explicada en el artículo sobre Labidochromis caeruleus (http://www.ancystrus.com.ar/Articulos/caeruleus.htm).

Hay algunos autores que afirman que esta práctica no debería utilizarse, ya que convierte a esas hembras, o a las siguientes generaciones de hembras, en “malas madres” que sueltan a sus crías demasiado pronto o se comen los huevos o las larvas sin llevar a término el proceso. Mi experiencia coincide con la opinión defendida por Pablo Tepoot en su libro “Cichlids: The Pictorial Guide. Volume Two”. En la pag. 129 de ese libro, el autor afirma que esa opinión no es defendible ya que todos los criadores comerciales utilizan esta técnica, sin la cual sería imposible sacar adelante un número alto de alevines, y que esos criadores utilizan a las hembras de siguientes generaciones como nuevas madres sin problemas. Si no ocurriera así, sería necesario que cada grupo criador fuera necesariamente importado de la naturaleza y eso, evidentemente, no sucede.

Las puestas de Aulonocara normalmente oscilan entre los 15 y los 25 huevos, aunque en las primeras puestas es raro que pasen de 10. En mi caso, la primera puesta de las dos hembras que yo tenía fue de 6 y de 5 huevos. Las puestas siguientes fueron mayores y, aunque yo nunca las he observado de más de 20 huevos, hay autores que afirman que pueden llegar a poner 40 o 50. Los huevos son de color naranja.

En la primera puesta de una de mis hembras de Aulonocara, observé con extrañeza que, al sacar los alevines de la boca de la hembra, salía también una pequeña piedra procedente de la gravilla de substrato del acuario. Al preguntar a un amigo especialista en el tema, me dijo que no era excesivamente infrecuente que ocurriera eso, ya que las hembras podían introducirla en la boca, con las prisas, a la hora de recoger los huevos por primera vez, o incluso en alguna comprobación posterior que a veces realizan con gran rapidez para comprobar si toda la puesta va bien (Alfredo Enrile).

Como la mayoría de las hembras que incuban en la boca, las Aulonocara dejan de comer casi totalmente y adelgazan bastante durante la incubación. De todos modos, lo cierto es que algunos pequeños pedazos de comida sí que logran cuidadosamente engullir en ocasiones.

Los alevines miden aproximadamente 1 cm. Al salir de la boca de la madre su color es gris muy oscuro, casi negro. Unas semanas después se empiezan a ver franjas más oscuras sobre su cuerpo y el color pasa a ser marrón o grisáceo. Su alimentación, dado su tamaño, no plantea problemas ya que comen nauplios de artemia, pequeñas dafnias, comida en escamas finamente pulverizada e incluso papilla vegetal si no está compuesta de trozos excesivamente grandes.

BIBLIOGRAFÍA:
“Back to Nature Guide to Malawi Cichlids” Ad Konings (1997).
“Malawi Cichlids in Their Natural Habitat 2nd edition” Ad Konings (Cichlid Press, 1999)
“Cichlids: The Pictorial Guide. Volume Two”
Pablo & Ian M. Tepoot (New Life Publications, 1996).
“Lake Malawi Cichlids from Tanzania” Andreas Spreinat (Verduijn Cichlids, 1995).

©Mauro Herrera, Abril de 2.001
Prohibida su reproducción, copia o exposición total ó parcial sin consentimiento del autor.

  
El hombre es dueño de sus silencios y esclavo de sus palabras.

mi blog:http://www.ancystrusblog.blogspot.com
mi pagina:http://www.ancystrus.com.ar

 

Related Topics

  Asunto / Iniciado por Respuestas Último mensaje
1 Respuestas
2269 Vistas
Último mensaje mayo 24, 2010, 02:16:41am
por gonzalo
4 Respuestas
6290 Vistas
Último mensaje abril 08, 2012, 12:33:15pm
por Yerman
0 Respuestas
1440 Vistas
Último mensaje octubre 12, 2010, 00:00:20am
por Hernan
3 Respuestas
5642 Vistas
Último mensaje noviembre 16, 2010, 13:37:52pm
por David
0 Respuestas
651 Vistas
Último mensaje noviembre 25, 2021, 21:35:54pm
por Emiliano AP

Carbonate design by Bloc
variant: carbon
SMF 2.0.15 | SMF © 2013, Simple Machines
Simple Audio Video Embedder